La credibilidad del Papa Francisco con respecto al abuso clerical se ha visto socavada en Chile